Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930

Books 490 Comment
PDF

PDF Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930 Hace poco más de 30 años que se inició en Chile una oleada de investigaciones historiográficas, que tuvo como característica un cambio profundo en la manera de abordar los temas tradicionales (por ejemplo, construcción del estado), el surgimiento de una historiografía de la experiencia y de los "sujetos populares" como sujetos históricos, abordando temas que habían sido dejados de lado permanentemente en la historiografía clásica: la cotidianeidad, el pueblo “bajo”, los pueblos originarios. Uno de esos temas son las mujeres. Elizabeth Hutchinson se inscribe en esta línea y produjo este laborioso documento basado en el examen de amplias fuentes documentales, entre ellas, los fondos ministeriales del Archivo Nacional, sobre todo de la Oficina del Trabajo y del Ministerio de Industrias y Obras Públicas, pero también los censos poblacionales e industriales, los registros parlamentarios, sobre todo aquellos debates que nunca han salido a la luz, además de un sinnúmero de publicaciones de la época, diarios generales y obreros, anotando el surgimiento y la caída de sociedades de mujeres trabajadoras, el tratamiento de las mujeres obreras y su sexualidad, examinando además tesis universitarias del primer cuarto del siglo XX (entre ellas, el trabajo de Elena Caffarena), y otros trabajos más actuales (por ejemplo, de Julieta Kirkwood, Cecilia Salinas, Asunción Lavrín y otras). Es, sin duda, un trabajo de rescate enorme. Imagino a la autora en bodegas oscuras y polvorientas donde se acumulaban los documentos silenciosos hasta que ella los hace hablar otra vez. Y lo que hablan los documentos provoca la reflexión.Tal vez si lo más notable sea observar la forma en que se valora el trabajo femenino en el Chile de comienzos de siglo: es una verdadera vergüenza para los hombres, para el hombre obrero en particular pero para la sociedad entera. Porque, que la mujer trabaje, es seña que el hombre no fue capaz de cumplir su rol. “El hecho del empleo manual de las mujeres –y su alta visibilidad en la ciudad– perturbó y ofendió a una amplia variedad de actores sociales, desde anarquistas a senadores, quienes levantaban la figura de la mujer trabajadora como prueba de la decadencia social” (p15). “La costurera de la fábrica y su contraparte, la prostituta, llegaron a ser los símbolos favoritos para la perversidad de la dominación capitalista. El capital había logrado esclavizar a las mujeres de la clase obrera a través del trabajo fabril y de la prostitución, lo cual implicaba que los hombres de la clase obrera ya no podían proveerlas con la adecuada protección sexual y económica” (p.129).Sin embargo, la construcción de la idea no es exclusivamente masculina. “El cuadro resultante sobre mujeres en la política laboral no es uno de hombres dominantes que construyen solidaridad de clase sobre la reificación de la jerarquía sexual, sino más bien uno de hombres y mujeres trabajadores quienes, en su mayor parte, colaboraron para este fin porque reafirmaba poderosas nociones de familia de clase obrera, de masculinidad y de femineidad” (p.304).Debe mencionarse en especial la forma en que el capital aborda la problemática de las leyes de protección del trabajo (primero femenino y de los niños, pero luego del resto de los trabajadores) que poco a poco, con una lentitud exasperante, se van imponiendo en la legislación chilena. Es más práctico tener a las mujeres (sin duda preferidas porque sus sueldos son menores) lejos de las fábricas. De esa manera no hay que cumplir con las nuevas leyes. De modo que se extiende el trabajo a domicilio, sin protección social alguna, siempre defendido como “libertad” y una manera de que la mujer siga estando en el lugar que le corresponde: su casa. Es notable leer las intervenciones parlamentarias de la época que, sin gran esfuerzo, se pueden equiparar a intervenciones que también se escuchan en la actualidad. También porque el trabajo a domicilio sigue siendo una problemática contemporánea. Nihil novo sub sole. La autora también rescata en particular el trabajo de Elena Caffarena y otras mujeres que, desde la Oficina del Trabajo, realizaron una intensa labor para denunciar y mejorar las condiciones de la mujer trabajadora. Por último, no se puede sino destacar la impecable traducción de Jacqueline Garreaud Spencer, que sin duda colabora en la lectura del trabajo.. Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930 are Books In Labors Appropriate to Their Sex Elizabeth Quay Hutchison addresses the plight of working women in early twentieth century Chile, when the growth of urban manufacturing was transforming the contours of women s wage work and stimulating significant public debate, new legislation, educational reform, and social movements directed at women workers Challenging earlier interIn Labors Appropriate to Their Sex Elizabeth Quay Hutchison addresses the plight of working women in early twentieth century Chile, when the growth of urban manufacturing was transforming the contours of women s wage work and stimulating significant public debate, new legislation, educational reform, and social movements directed at women workers Challenging earlier interpretations of women s economic role in Chile s industrial growth, which took at face value census figures showing a dramatic decline in women s industrial work after 1907, Hutchison shows how the spread of industrial sweatshops and changing definitions of employment in the census combined to make female labor disappear from census records at the same time that it was in fact burgeoning in urban areas.In addition to population and industrial censuses, Hutchison culls published and archival sources to illuminate such misconceptions and to reveal how women s paid labor became a locus of anxiety for a society confronting social problems both real and imagined that were linked to industrialization and modernization The limited options of working women were viewed by politicians, elite women, industrialists, and labor organizers as indicative of a society in crisis, she claims, yet their struggles were also viewed as the potential springboard for reform Labors Appropriate to Their Sex thus demonstrates how changing norms concerning gender and work were central factors in conditioning the behavior of both male and female workers, relations between capital and labor, and political change and reform in Chile.This study will be rewarding for those whose interests lie in labor, gender, or Latin American studies as well as for those concerned with the histories of early feminism, working class women, and sexual discrimination in Latin America.. Elizabeth Quay Hutchison Deborah T. Levenson Is a well-known author, some of his books are a fascination for readers like in the Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930 book, this is one of the most wanted Elizabeth Quay Hutchison Deborah T. Levenson author readers around the world. . Bestseller Ebook Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930 Hace poco más de 30 años que se inició en Chile una oleada de investigaciones historiográficas, que tuvo como característica un cambio profundo en la manera de abordar los temas tradicionales (por ejemplo, construcción del estado), el surgimiento de una historiografía de la experiencia y de los "sujetos populares" como sujetos históricos, abordando temas que habían sido dejados de lado permanentemente en la historiografía clásica: la cotidianeidad, el pueblo “bajo”, los pueblos originarios. Uno de esos temas son las mujeres. Elizabeth Hutchinson se inscribe en esta línea y produjo este laborioso documento basado en el examen de amplias fuentes documentales, entre ellas, los fondos ministeriales del Archivo Nacional, sobre todo de la Oficina del Trabajo y del Ministerio de Industrias y Obras Públicas, pero también los censos poblacionales e industriales, los registros parlamentarios, sobre todo aquellos debates que nunca han salido a la luz, además de un sinnúmero de publicaciones de la época, diarios generales y obreros, anotando el surgimiento y la caída de sociedades de mujeres trabajadoras, el tratamiento de las mujeres obreras y su sexualidad, examinando además tesis universitarias del primer cuarto del siglo XX (entre ellas, el trabajo de Elena Caffarena), y otros trabajos más actuales (por ejemplo, de Julieta Kirkwood, Cecilia Salinas, Asunción Lavrín y otras). Es, sin duda, un trabajo de rescate enorme. Imagino a la autora en bodegas oscuras y polvorientas donde se acumulaban los documentos silenciosos hasta que ella los hace hablar otra vez. Y lo que hablan los documentos provoca la reflexión.Tal vez si lo más notable sea observar la forma en que se valora el trabajo femenino en el Chile de comienzos de siglo: es una verdadera vergüenza para los hombres, para el hombre obrero en particular pero para la sociedad entera. Porque, que la mujer trabaje, es seña que el hombre no fue capaz de cumplir su rol. “El hecho del empleo manual de las mujeres –y su alta visibilidad en la ciudad– perturbó y ofendió a una amplia variedad de actores sociales, desde anarquistas a senadores, quienes levantaban la figura de la mujer trabajadora como prueba de la decadencia social” (p15). “La costurera de la fábrica y su contraparte, la prostituta, llegaron a ser los símbolos favoritos para la perversidad de la dominación capitalista. El capital había logrado esclavizar a las mujeres de la clase obrera a través del trabajo fabril y de la prostitución, lo cual implicaba que los hombres de la clase obrera ya no podían proveerlas con la adecuada protección sexual y económica” (p.129).Sin embargo, la construcción de la idea no es exclusivamente masculina. “El cuadro resultante sobre mujeres en la política laboral no es uno de hombres dominantes que construyen solidaridad de clase sobre la reificación de la jerarquía sexual, sino más bien uno de hombres y mujeres trabajadores quienes, en su mayor parte, colaboraron para este fin porque reafirmaba poderosas nociones de familia de clase obrera, de masculinidad y de femineidad” (p.304).Debe mencionarse en especial la forma en que el capital aborda la problemática de las leyes de protección del trabajo (primero femenino y de los niños, pero luego del resto de los trabajadores) que poco a poco, con una lentitud exasperante, se van imponiendo en la legislación chilena. Es más práctico tener a las mujeres (sin duda preferidas porque sus sueldos son menores) lejos de las fábricas. De esa manera no hay que cumplir con las nuevas leyes. De modo que se extiende el trabajo a domicilio, sin protección social alguna, siempre defendido como “libertad” y una manera de que la mujer siga estando en el lugar que le corresponde: su casa. Es notable leer las intervenciones parlamentarias de la época que, sin gran esfuerzo, se pueden equiparar a intervenciones que también se escuchan en la actualidad. También porque el trabajo a domicilio sigue siendo una problemática contemporánea. Nihil novo sub sole. La autora también rescata en particular el trabajo de Elena Caffarena y otras mujeres que, desde la Oficina del Trabajo, realizaron una intensa labor para denunciar y mejorar las condiciones de la mujer trabajadora. Por último, no se puede sino destacar la impecable traducción de Jacqueline Garreaud Spencer, que sin duda colabora en la lectura del trabajo.

About Author

  • Elizabeth Quay Hutchison Deborah T. Levenson Post author

    Elizabeth Quay Hutchison Deborah T. Levenson Is a well-known author, some of his books are a fascination for readers like in the Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930 book, this is one of the most wanted Elizabeth Quay Hutchison Deborah T. Levenson author readers around the world.

One thought on “Labors Appropriate to Their Sex: Gender, Labor, and Politics in Urban Chile, 1900-1930

  • Hace poco m s de 30 a os que se inici en Chile una oleada de investigaciones historiogr ficas, que tuvo como caracter stica un cambio profundo en la manera de abordar los temas tradicionales por ejemplo, construcci n del estado , el surgimiento de una historiograf a de la experiencia y de los sujetos populares como sujetos hist ricos, abordando temas que hab an sido dejados de lado permanentemente en la historiograf a cl sica la cotidianeidad, el pueblo bajo , los pueblos originarios Uno de esos [...]


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *